• NeuroCorp Ecuador

EL CONTEXTUALISMO Y LAS PRUEBAS DE PERSONALIDAD Steven C. Hayes, Ph.D

En el otoño de 2005, el mago Derren Brown realizó un experimento peculiar.


Preguntó a un grupo de voluntarios por sus cumpleaños y, posteriormente, les dio a cada uno de ellos una lectura de astrología individualizada. Sin haber conocido a ninguno de ellos, Brown les contaba los aspectos más íntimos de su personalidad.


Los voluntarios no podían creerlo. ¿Cómo podía este extraño virtual saber tanto sobre su vida?




Cuando se les preguntó más tarde, describirían su lectura como "sorprendentemente precisa", excepto que no lo fue, porque Brown los había engañado.


A cada voluntario se le dio exactamente la misma lectura, palabra por palabra. Lo que pensaban que era una descripción única de su vida y personalidad en realidad se aplicaba ampliamente a casi todo el mundo.


E independientemente de cuántas veces Brown repitió el experimento en Inglaterra, Estados Unidos o España, la lectura siempre se describió como "sorprendentemente precisa".





Si bien el experimento de Brown no se adhirió estrictamente al método científico, mostró un aspecto peculiar de la psicología humana: tendemos a ver patrones donde no los hay.


Esto es cierto cuando vemos formas en las nubes (o figuras sagradas en tostadas quemadas), y es cierto cuando tratamos de darle sentido a nuestra propia vida.


Hoy en día, cada vez menos personas miran hacia las estrellas para decirles quiénes son, y cada vez más personas confían en pruebas de personalidad, como las Big Five o las Myers-Briggs. Bajo el estandarte de la psicología basada en la evidencia, estas pruebas pretenden decirle a las personas quiénes son y, posteriormente, qué camino en la vida es el más adecuado para ellas.


¿Eres introvertido? Entonces es mejor que se mantenga alejado de los puestos de ventas y administración. ¿Eres un pensador lógico? Entonces es posible que desee buscar su futuro en la estadística y la contabilidad.


Ningún test de personalidad está exento de defectos, y especialmente los dos mencionados anteriormente han sido objeto de críticas por sus deficiencias estadísticas y fallas metodológicas. Pero incluso fuera de las pruebas de personalidad como estas, la forma en que pensamos acerca de la personalidad es profundamente defectuosa.


Eso es así por las siguientes tres razones:


Problema # 1 Las categorías normativas no se ajustan a las trayectorias de vida individuales


"Personalidad" se refiere a la coherencia entre las personas a lo largo del tiempo y las situaciones. Eso puede ser algo real, pero nuestros conceptos existentes de personalidad han sido moldeados y dominados por consistencias entre personas en un momento dado porque así es como los medimos.


Los primeros estadísticos sabían que las diferencias entre las personas podrían no predecir los desarrollos dentro de las personas a lo largo del tiempo, pero por una variedad de razones estadísticas descartaron la preocupación.


Eso fue un error.


Resulta que las diferencias entre las personas no pueden predecir los desarrollos dentro de las personas a lo largo del tiempo.


Es matemáticamente imposible, porque esa idea viola el "teorema ergódico", que ha sido la ciencia establecida durante casi un siglo en la física estadística.


Los físicos crearon originalmente la teoría para tratar las funciones de los eventos en el espacio y el tiempo, como el movimiento de moléculas de gas en volumen de gas, pero hace unos 15 años, un psicólogo llamado Peter Molenaar se dio cuenta de que si pensabas en diferentes personas como diferentes partes del espacio. entonces el teorema significaba que las diferencias entre personas nunca podrían usarse para modelar o predecir cambios dentro de las personas a lo largo del tiempo.


No tiene que confiar en los argumentos matemáticos de los científicos físicos (¡las matemáticas son abrumadoras!), Podemos simplemente mirar los datos.


Por ejemplo, en 2009, Molenaar y un colega observaron lo que sucede cuando se evalúa a 22 personas durante 90 días seguidos sobre las características de personalidad de las "Cinco grandes".


Si miraste los 22 en un momento dado, ¡voilá! Aparecieron los "Cinco Grandes". Si miraste dentro de cada individuo durante 90 días, ¿cuántos mostraron una estructura de factores en sus respuestas que encajaba con ese modelo?


Ninguno. No. A. Soltero. Persona.


Múltiples estudios han analizado este tema y la tasa de nuevas investigaciones está aumentando rápidamente. Que yo sepa, los seres humanos nunca han mostrado "ergodicidad".


Pero si eso es cierto, entonces los estudios del colectivo nunca te dicen qué harán los individuos con el tiempo. Y eso significa que la aplicación personal de la mayor parte de la psicología convencional a personas como usted se basa en un error estadístico fundamental.


¡Ups!


Problema # 2 Los conceptos tradicionales de personalidad hacen poco para explicar el comportamiento


La única razón por la que los psicólogos han tratado de caracterizar la personalidad de las personas es hacer predicciones útiles sobre cómo se comportarán y actuarán en una amplia gama de escenarios y situaciones.


Los extrovertidos son ruidosos y les gusta divertirse, mientras que las personas agresivas tienden a pelear a puñetazos. Esa es la teoría, pero la realidad, como habrás adivinado, parece diferente.


Cuando se trata de predecir el comportamiento de las personas, observar su personalidad no te ayuda mucho. Resulta que a los extrovertidos no necesariamente les gusta la fiesta, y a las personas con un potencial agresivo puede que no les guste ensuciarse las manos.


Como lo expresó el psicólogo Todd Rose en su libro The End of Average: "De acuerdo con las matemáticas de la correlación [...] los rasgos de su personalidad explican el 9 por ciento de su comportamiento. ¡El nueve por ciento! Hay correlaciones igualmente débiles entre los puntajes de personalidad basados ​​en rasgos y los logros, logros profesionales y éxito romántico ".


En resumen, si desea predecir cómo se comportará una persona, debe buscar en otra parte, lo que me lleva al punto final.


Problema n. ° 3 El contexto y el proceso son más importantes que la personalidad


Cuando se trata de explicar el comportamiento de una persona, su contexto y las habilidades funcionales que despliega importan mucho más que su personalidad.


La historia de la psicología está llena de estudios en los que las personas se comportaron de maneras extraordinarias porque han sido puestas en circunstancias extraordinarias.


¿Y no es cierto también para tu propia vida? ¿No es mucho más probable que te comportes con autodisciplina con ciertos amigos y colegas que con otros?


Puede ser más extrovertido en un entorno social y volverse más introvertido en otro. Un contexto puede impulsarlo a ser el mejor, mientras que otro puede tentarlo a convertirse en el peor.


No eres lo uno ni lo otro. Ustedes son ambos, dependiendo de su contexto. Pero eso significa que las habilidades que implementa en una situación están ahí, esperando ser utilizadas, en otras.


La razón por la que percibe su propia personalidad como estable en gran parte es porque vive y opera en la mayoría de los casos en los mismos contextos.


También se debe a que la cultura humana ha vivido durante 150 años (desde Galton con sus curvas de campana y desviaciones estándar) dentro de conceptos normativos que no nos dan otra forma de pensar sobre nuestro propio comportamiento en contexto y en el tiempo.


Póngase en un nuevo contexto y se sorprenderá al saber en quién puede convertirse.


Implemente las habilidades que tiene en una situación en una situación nueva (como tomar la curiosidad que ya tiene y enfocarla en sus propias emociones difíciles en lugar de huir de ellas) y toda la red dinámica llamada "su vida" puede cambiar dramáticamente.


El estudio de la personalidad y el comportamiento humano está profundamente plagado de deficiencias estadísticas y fallas conceptuales. Y aunque etiquetarnos a nosotros mismos como "agradables", "neuróticos" o "introvertidos" puede parecer "sorprendentemente acertado", no hace justicia a la complejidad que eres tú.


No eres una etiqueta y no perteneces a un cuadro normativo. La realidad es más compleja e idiográfica que esto.


Si desea entenderse mejor a sí mismo y a otras personas, preste atención al contexto en el que se encuentran usted y los demás, y observe la función de las habilidades que se despliegan en esos momentos. ¿Cómo el contexto facilita o inhibe ciertos comportamientos? ¿Al servicio de qué estás actuando y reaccionando?


¿Cómo será la "personalidad" cuando dejemos de poner conceptos normativos sobre las personas?


¡Vamos a averiguar!


Sin duda, diferentes personas responderán de manera diferente a diferentes contextos. La variación saludable (¡prueba cosas diferentes!) Guiada por la ciencia te ayudará a aprender a actuar de manera que facilite lo mejor de ti e inhiba tus tendencias más miopes.


Y para esa tarea, no es necesario que elija un traje de payaso conceptual normativo para meterse dentro, puede comenzar por mirar su propia vida y cómo puede avanzar hacia lo que realmente desea.


Paz, amor y vida.



TRADUCCIÓN DEL BOLETÍN DEL AUTOR OBTENIDO EL 01/10/2021

157 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo