• NeuroCorp Ecuador

LA TERAPIA DE EXPOSICIÓN COMO PROCESO DE ELECCIÓN PARA EL DUELO PROLONGADO

La mayoría de las personas que pierden a un ser querido sienten estrés, se afligen y se adaptan con el tiempo. Pero entre el 7 y el 10 por ciento de las personas se quedan estancadas en la fase de duelo y tienen un anhelo persistente por el fallecido, dificultad para aceptar la muerte, una sensación de falta de sentido, amargura por la muerte y dificultad para participar en nuevas actividades.





Las personas con estos síntomas durante al menos seis meses pueden ser diagnosticadas con un trastorno de duelo prolongado (PGD). En este momento, es probable que muchos médicos los estén tratando con antidepresivos, pero sabemos el PGD es bastante diferente a la depresión. La terapia de exposición, que enfatiza revivir y procesar recuerdos y sentimientos dolorosos, es el tratamiento de elección para las personas con trastorno de estrés postraumático, Se ha intentado adaptar la terapia de exposición y la terapia cognitivo-conductual al duelo prolongado, lo que ha tenido éxito.


En un estudio, encabezado por Richard A. Bryant de la Facultad de Psicología de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, Australia. Se encontró que la Terapia de exposición es efectiva para el PGD. En el estudio se incluyó a 80 pacientes con PGD que recibieron 10 sesiones, una semanal, de terapia grupal de dos horas utilizando técnicas de terapia cognitivo-conductual (TCC), como aprender a manejar la evitación y la rumia sobre la muerte, aprender técnicas de redirección de la atención y cultivar recuerdos positivos y nuevos objetivos para el futuro.


También recibieron cuatro sesiones de terapia individuales de una hora. La mitad del grupo continuó con las técnicas de TCC, mientras que la otra mitad comenzó la terapia de exposición enfocada en enfrentar el duelo de frente e integrar la pérdida en la memoria.

En la terapia de exposición, el paciente pasó 40 minutos dando un relato en primera persona en tiempo presente de la muerte de la persona, incluidas sus propias experiencias emocionales, mentales y físicas en ese momento. Además de hacer esto en cada una de las cuatro sesiones individuales, se les indicó que hicieran el mismo ejercicio como "tarea" una vez a la semana.





Durante las cuatro sesiones, los terapeutas hicieron que los pacientes se enfocaran en los aspectos particularmente dolorosos de la experiencia para asegurarse de que participaran plenamente. En el transcurso del estudio, los pacientes del grupo de exposición experimentaron una mayor disminución de los síntomas de duelo prolongado, una disminución de los síntomas de depresión y un aumento del funcionamiento psicológico que el grupo de comparación que solo recibió TCC.


Para las sesiones de terapia finales, seis personas en el grupo de terapia de exposición aún calificaban para un diagnóstico de PGD, en comparación con 13 en el grupo de TCC sola.

Los hallazgos demostraron enfáticamente que a los pacientes que recibieron Terapia de Exposición, les fue notablemente mejor.


Una de las ironías, la paradoja del duelo prolongado es que anhelan al difunto, pero también se dedican a evitarlo. Es posible que el ser querido haya muerto muchos años antes y nunca ha vuelto realmente a sentirlo. Algunas personas pueden visitar la tumba todos los días, pueden preparar comidas para el ser querido todas las noches.


Investigaciones anteriores sugieren que alrededor del 10 por ciento de las personas en duelo experimentan PGD, escriben Bryant y sus colegas en JAMA Psychiatry. Eso se traduciría en aproximadamente un millón de casos nuevos cada año solo en los Estados Unidos.


Dado que el DGP es un diagnóstico nuevo, es difícil predecir quién experimentará el duelo y se adaptará y quién no podrá adaptarse, pero en general, aquellos que experimentaron un duelo prolongado han sido emocionalmente dependientes del fallecido.


Parece más probable que ocurra después de ciertos tipos de pérdidas, como después de un suicidio o la muerte repentina e inesperada de un niño, dijo el Dr. Sid Zisook de la Facultad de Medicina de la Universidad de California en San Diego.

Zisook, que no participó en el nuevo estudio, estudia tratamientos para el “'duelo complicado”, otro nombre del PGD. "(El duelo complicado) causa un gran dolor, interfiere con la vida en curso y tiende a permanecer presente durante períodos prolongados en ausencia de tratamiento", dijo Zisook a Reuters Health por correo electrónico. "Recomendamos buscar el apoyo de familiares, amigos y líderes espirituales (si es consistente con las creencias y el estilo de vida de la persona) y también buscar ayuda profesional".


En su programa, los pacientes con GC reciben alrededor de 20 semanas de sesiones de terapia y algunos comienzan a ver mejoras en las primeras semanas, dijo.

Muchos hospicios ahora brindan atención por duelo y son un recurso valioso, dijo.

“Si siento que han pasado los años y todavía no puedo lidiar con esto, debería encontrar un terapeuta que pueda darme CBT”, dijo Bryant. "Las personas que realmente quieren ayudar a las personas a despegarse y desarrollar una mejor adaptación, interactuar emocionalmente con los recuerdos de la muerte, por doloroso que sea, ayuda"


Fuente

Bryant, R. A., Kenny, L., Joscelyne, A., Rawson, N., Maccallum, F., Cahill, C., ... & Nickerson, A. (2014). Treating prolonged grief disorder: a randomized clinical trial. JAMA psychiatry, 71(12), 1332-1339.


Tomado de:

https://cn.reuters.com/article/instant-article/idINKCN0IC2AO20141023 .

243 vistas

© 2023 by NeuroCorp Group

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black Twitter Icon

Proudly created with NeuroCorp team